"La única discapacidad en la vida es una mala actitud" Scott Hamilton"

lunes, 12 de diciembre de 2016

La inclusión empieza en los colegios

''Si enseñamos a nuestros hijos a ver la diversidad como algo normal, no tendremos que hablar de inclusión sino de convivencia''


Y es así de sencillo. Nuestros valores y costumbres comienzan a tener forma desde que somos pequeños, al mismo tiempo que nos enseñan a lavarnos las manos después de ir al baño.


Es algo tan simple como que a la vez que les enseñamos a mirar hacia los dos lados de la carretera antes de cruzar, añadir que si ven a un compañero en la escuela que es diferente, ofrecerle ayuda si la necesita o invitarle a jugar. 


Desde Enki se trabaja e insiste con este tema. Y se realizan jornadas de Deporte Adaptado en Centros Educativos donde tres deportistas de gran reconocimiento relatan sus historias de superación ante alrededor de 50 menores. Preguntas como ''¿Y puedes vivir solo?'' ''¿Como te duchas?'' ''¿Puedes tener hijos?'' son respondidas abiertamente, ya que cómo dice Ángel López, triatleta: ''Yo prefiero que os acerquéis a mí y me preguntéis qué me ha pasado, que ver como me miráis e intentáis adivinarlo.'' 

Tras una breve charla con sus preguntas y respuestas, los niños pasan a ponerse en la piel de nuestros chicos probado el fútbol a ciegas, el tenis en silla o las handbikes. 




Entonces, como dice la frase del encabezado, hay que aportar un pequeño granito de arena para no tener que hablar de cómo incluir a personas con diversidad funcional en nuestro entorno, sino cambiar el enfoque para hablar de cómo poder convivir con personas diferentes.